martes, 17 de enero de 2012

10 Razones para adoptar a un gato adulto


Antes de adoptar un gatito, por favor, párate a leer estas 10 razones que te damos, sólo te llevará unos minutos y son consejos desde el profundo conocimiento que tenemos de nuestros animales y la experiencia que nos avala desde hace muchos años.
Es más, si después de estos 10 consejos aún tienes alguna duda, habla con alguna persona que haya adoptado un gato adulto, puede que más tarde te alegres de haberlo hecho.


1. Lo que te llevas es lo que ves.
Cuando adoptas un gato adulto, sabes con qué te vas a encontrar. Es verdad, los gatitos son graciosísimos, pero nunca sabes cómo resultarán ser en el futuro. Esto es un gran riesgo con los gatos, nunca sabes cómo será de adulto.
Busques lo que busques, nosotros como cuidadores podremos ayudarte a encontrar el más parecido al que buscas, conocemos a todos nuestros gatitos y sus personalidades.
2. Los gatos con muchos kilómetros van bien.
Los gatos “de segunda mano” no son como los coches usados. No están en un refugio porque tienen algún fallo, o porque están gastados. Posiblemente están allí porque su anterior dueño falleció, se tuvo que mudar a un piso que no permitía gatos o simplemente no lo quiso y se deshizo de él.
Algunos gatos se pierden y acaban en un refugio. Y muchos son llevados a la perrera municipal cuando un miembro de la familia desarrolla una alergia o por no poder dedicarle el tiempo necesario.
Por nuestra experiencia de años, el fallo no suele estar en el gato, sino en su anterior dueño.

3. Los gatos adultos no son tan "destrozones".
Los gatitos son como los niños pequeños. Bien porque les están saliendo los dientes, bien porque están explorando el mundo, los gatitos pueden ser unas bolitas de pelusa muy destructivas. Los gatitos tienen preferencia por los cables eléctricos, morder zapatos, los libros, las orejas humanas, las alfombras, las cortinas, las plantas, y muchas cosas más.
Los gatos adultos normalmente no tienen necesidad de morder nada.
4. Los gatitos entran como ciegos donde los gatos adultos temen pisar.
Hay dos ideas muy extendidas respecto a los gatos: "la curiosidad mató al gato" y "los gatos tienen sietevidas." Y la curiosidad normalmente lleva a la pérdida de seis de esas siete vidas en el primer año de vida del gatito. Los gatitos suelen meterse un muchos más líos, y el resultado son más accidentes y lesiones (ver, por ejemplo, la referencia a "masticar cables eléctricos", más arriba.) Los gatitos tragan cuerpos extraños, se caen desde pisos altos, intentan de forma infructuosa ser amigos del perrito del vecino…
En definitiva, aprenden a base de palos o se quedan en el intento.

5. Los gatitos son lamentables en el arte de lamer.
Pocos gatitos son maestros en el arte de limpiarse. Mientras los gatos adultos pueden gastar la mitad de sus horas activas lamiendo su pelo, los gatitos están demasiado ocupados disfrutando de la vida para limpiarse bien. Cuando tomas en cuenta que los gatitos en realidad son unas bolitas atrapapolvos con patas, y que generalmente su conducta en la bandeja de arena raya lo descortés, así que quizás querrás aprender a dominar el peligroso deporte de “bañar al gato”.
6. Einstein sabía la verdad sobre los gatos.
El brillante científico Albert Einstein descubrió una importante relación entre la masa y la energía. Lo describió utilizando la siguiente fórmula matemática: E= (MC)2. Esto significa que tu nivel de Energía (E) es proporcional a la Masa Corporal (MC) de tu gato, multiplicado por dos. Esta fórmula básicamente demuestra que si adoptas un compañero de mayor Masa Corporal, como un gato adulto, tu nivel de Energía será mucho mas alto que si adoptas un compañero de menor Masa Corporal, como un gatito. Además, esto está demostrado, porque los gatos adultos duermen más, juegan menos, necesitan menos vigilancia, rompen menos lámparas y no intentan morderte los dedos del pie a través del nórdico a altas horas de la madrugada.


Con un gato adulto, dormirás mejor, vivirás más relajado, tendrás menos discusiones con tu empresa de seguros, y disfrutarás de más Energía. Así que allí lo tienes: ¿vas a discutir con alguien como Albert Einstein?


7. Los gatitos y los niños no hacen buenas migas.
Los niños pueden ser muy duros con los gatitos, aunque sea sin querer. Los niños rara vez controlan el manejo de un ser pequeño y frágil. Los gatitos no pueden escaparse de los niños, pero los gatos adultos sí. Los gatos adultos pueden generalmente defenderse, huir, esconderse y luego planificar su venganza bajo la luz de la luna.
Un niño que quiere una mascota no mirará si es más pequeño o más grande, lo que quieren es jugar ya con ella. Para estas circunstancias tenemos gatos adultos socializados y costumbrados perfectamente a los niños. Les encantará jugar con un puntero láser, con una “caña de pescar gatos”, etc, etc, etc. Y a tu hijo le encantará tener una mascota que poder “manosear”.


Dani, 6 años: “Happy es el mejor gato del mundo” (su familia adoptó a Happy con 4 años de edad, su anterior dueña fue víctima de Violencia de Género).



8. No hace falta enseñar a un gato mayor nada nuevo.
Los gatos adultos pueden traer algunas “manías” de su anterior hogar o tratar de “crear” una nueva en el tuyo como rascarse en el mueble de madera de la entrada. Un gato adulto sociable aprenderá con el primer NO! que le digas. Los gatitos pequeños seguirán intentándolo 50 o 100 veces más hasta entender la orden (a veces seguirán haciéndolo para siempre).
Como anteriormente mencionamos, conocemos bien a nuestros mininos y podremos aconsejarte a la hora de buscar al que más se adecue a tu situación.
9. Los gatos adultos no son "bandidos de la bandeja".
Los gatitos juegan, toman el sol, construyen castillos de arena y hasta duermen en sus bandejas. Y luego hay un juego que les gusta a los gatitos, que se llama "hockey-caquita" en el cual, se retira un trocito de caca seca de la bandeja, y se la persigue, golpeándola con la patita, por todo el suelo de la casa hasta que desaparezca debajo de un electrodoméstico o mueble grande. Las personas que adoptan a los gatos mayores viven felizmente ignorante de esta etapa en el desarrollo del gatito. Los gatos adultos entienden la finalidad de la bandeja de arena, y colaborarán con todos tus esfuerzos para mantenerla limpia y sin olores.
Pero la razón más importante para adoptar un gato adulto es:
10. Puede que sea su última oportunidad.
Muchos gatos adultos acaban en refugios sin tener ninguna culpa. Separados de sus seres queridos, rodeados de otros gatos desconocidos, encerrados, confundidos, asustados y deprimidos, para muchos la devastación emocional es enorme. Tristemente para los gatos adultos, muchas personas que quieren adoptar son atraídas por los adorables, juguetones gatitos de ojos grandes. Los gatos mayores se quedan allí sentados y miran mientras familia tras familia pasa totalmente de ellos para coger un gatito mono de la última camada.


Antes de coger al chiquitín, párate y piensa un segundo “¿qué necesito?¿qué quiero que me aporte?”. Seguro que cualquiera de los “adultos” podrá ofrecerte eso que buscas, cualquiera o alguno en concreto. Por favor, pregúntanos antes de decidirte por algún bebe. Para los olvidados, abandonados gatos mayores que ya tienen el corazón roto, puede que tú seas su última oportunidad para que tengan un hogar permanente y el cariño que se merecen.


Por favor, piensa en adoptar un gato adulto. Con cariño y los cuidados correctos, los gatos pueden vivir perfectamente hasta los 18/20 años. Normalmente, serán activos y juguetones para la mayor parte de este tiempo. Quizás pienses que pueden necesitar más tiempo de tu parte para adaptarse a su nuevo hogar, pero una vez tienen tu confianza, te recompensará con años de fiel compañerismo y amor incondicional.










4 comentarios:

Luisa dijo...

Yo añadiría que, siempre que adoptas a un adulto y lo "rescatas" de la soledad, él te lo devuelve 100 veces.
Si lo que buscas es un gatito cariñoso, que te espere en casa después del trabajo con ganas de darte amor a raudales, lo mejor es un gatito previamente abandonado.
Si quieres darle la oportunidad de ser feliz a un animal, escoge a un adulto. La mayoría no se merece estar donde están. La mayoría no son viejos, pueden tener 7 meses, aparentar ser "adultos" y sin embargo siguen siendo gatitos cariñosos y juguetones.

Esteruki dijo...

La experiencia es la madre de la ciencia, como diría mi mami... Nosotros adoptamos a Neo con un mes de vida y, aunque le queremos muchísimo ha sido mas que problemático, en cambio con Happy, la cosa es diametralmente opuesta, sé que las sorpresas con él no van a ser para llevarme las manos a la cabeza, Dani ha encontrado un compañero de juegos, cosa que con Neo era imposible...
Lo positivo, los cambios que Neo está dando gracias a su nuevo hermano... y las facetas buenas de ambos que podremos descubrir!

galgata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
galgata dijo...

¡Yo adopté dos gatos adultos! De 1 y 2 años, no tan adultos al final, aunque sí me ofrecí a recibir al más anciano que tuvieran y es todo lo que había.

Es que NO PUEDO CREER que alguien descarte a estos gatos. Son cariñosos, exquisitos, muy inteligentes (tal vez por la horrible experiencia de la sobrevivencia) y tan agradecidos... jamás despiertan a nadie en la mañana para pedir comida y además saben usar la caja. Y el de 1 un año es todavía un cachorrín destrozón, ¡no puedo creer que nadie los haya querido! Porque además son preciosos.

Es cierto que hay una idea general de querer adoptar gatitos porque "son lindos" y en el caso de la gente que tiene niños chicos "para que los vean crecer". Vean crecer, las pinzas, ellos ni siquiera se dan cuenta de que son adultos, y además ¿qué pasa con los niños que nacen cuando ya hay mascotas, las reemplazan por unas "nuevas"? Sabemos que no.

Quería comentar para recomendar encarecidamente este tipo de adopciones. Los gatos adultos ya conocen a la gente. Tengo amigos que me dicen "cómo puedes dormir con dos gatos grandes que te pueden arañar", JAMÁS LO HAN HECHO (excepto el cachorrín, jugando) y, como todo gato, siempre encuentran un lugar en mi cama. Es una vida de amor y estoy tan o más agradecida que ellos de encontrarnos.