jueves, 12 de enero de 2012

"Mi gatito me muerde"

"Mi gatito me muerde" ó "mi gatita es muy arisca"... esta frase me la dicen un montón de gente que adoptó en su momento un adorable gatito y, 7 u 8 meses después, se encuentran con una gato en plena adolescencia que, metido en un piso, no para de idear trastadas o tomarla con sus propios dueños.Este era el caso de "Peque", por ejemplo. La adorable y preciosa gatita de un familiar. Peque ya desde que nació era la gatita más activa de la camada, pero cuando ha crecido un poquito y ha querido "poner en práctica" sus habilidades naturales, se encuentra en un piso y solita. Es decir, los únicos árboles a los que puede subirse son "los muebles" y, los únicos seres vivos con los que puede entrenarse, son sus dueños...



En la mayoría de los casos, siempre digo lo mismo: "por eso te dije que adoptases un gatito adulto" (y todos contestan lo mismo: "es que yo lo quería para que se criase conmigo y se hiciera a mí"... otro día hablaré de ello, pero ya sabéis por dónde voy).

Una solución que va bien, en la mayoría de los casos, según mi experiencia, es darle la oportunidad al animal de conocer a otros gatitos. Puede ser el gato de otro familiar, hacer "tardes de juego" en casa de uno o de otro, el gatito de un vecino, una residencia donde permitan a 2 animales de diferentes dueños convivir... la cosa es que, un gato solo SIEMPRE genera algún tipo de problema conductual.


Peque tuvo mucha suerte porque en plena época de "actividad total" se vino a pasar un mes "a casa de las titas". Aquí conoció a nuestros gatos y varios perros. Se pudo subir a árboles de verdad y cazar pequeños animalillos de verdad. Pasó unas vacaciones estupendas y a la vuelta a casa había dejado de morder a su dueña, según sus palabras: "a venido mucho más tranquila".






Tras una temporada, Peque volvía a sus andadas y, se me ocurrió que, ya que la adopción de otro gatito es inviable en estos momentos, "¿por qué no te haces casa de acogida?".





Dicho y hecho, hace 2 semanas abandonaron a Mush en nuestra clínica veterinaria. Mush ha sido una gatita mimada, única en su hogar. Bueno, ella pensaba que era la única gata del mundo y, al ver a Peque, poco más que le da un jamacuco.

Peque al verla sólo quería jugar y jugar y volver a jugar, tal y como lo hace con sus primas. Pero Mush no estaba muy por la labor. Ella no sabía quiénes éramos, dónde estaba y dónde estaban sus "papis" (que ya les vale).

En pocos días, la sociabilidad de Mush ha ido creciendo y Peque por fin tiene una compañera de juegos en su propia casa. Ahora las dos son superamigas y se llevan casi todo el día jugando y pasándoselo pipa. Los dueños de Peque están más que contentos porque ha vuelto a dejar de morder, ya no es tan pesada, ni está todo el rato subiéndose por las paredes. Además, cuando se van a trabajar, que Peque se llevaba las horas y horas solita, ya no se quedan tan preocupados porque están juntas y se hacen compañía. De hecho, antes el recibiendo era saltando encima de ellos y mordiéndoles ("me habéis dejado solita mucho rato") y ahora es algo así como.... "hey!".

Desde aquí os animo a todos aquellos que tenéis sólo un gatito a haceros casa de acogida de otro que lo necesite. Siendo casa de acogida temporal no sólo ayudáis altruistamente a un gatito abandonado, sino que seguramente ayudéis al vuestro y, en general, a toda la familia.


Ah! y a los Ex-dueños de Mush: ¡que os den capullos!















(Mush está en adopción, si alguien está interesado en que esta preciosa y sociable gatita forme parte de su vida, por favor no dudar en contactar con adopciones.khatucai@hotmail.com)

2 comentarios:

susana dijo...

!!!!!ESAS SON MIS GATAS!!!!!!. Jajajajja.....Que bien contado pri. Pues si amig@s, solo debo decir que 100% real todo lo que se dice. Yo soy la dueña de la casa donde convivimos mi hermano, mis peludas y yo.Mi Peque está contentísima con su hermanita política. Realmente la que mas ha sufrido un cambio de conducta ha sido Mush...que pobrecita, nunca había probado lo guay que esta revolcarse por la cama con otro gatito, y al principio no lo entendía, pero ahora......le ha cojido el gustito y todo....Peque sin embargo, está encantada, porque ella lo pasaba genial con sus primas de finde en el campo pero en casa????....se aburría mucho, así que.....ellas se dan lo que necesitan mutuamente y tan felices. y si felices estan ellas....mas felices estamos nosotros, que ya no somos atacados por una peluda que tiene el instinto felino por las nubes, y se cree que tu brazo es la presa jejejje. En fin, os animo a probar la experiencia. Un saludo.

ASOCIACION KHATUCAI dijo...

Gracias por comentar!!